lunes, 6 de octubre de 2008

¿DIRÍAN OOOLEÉ EN CNOSSOS?

Hola a todos/as, esta mañana ojeando el diario Levante me sobresalta una fotografía que me recuerda a una pintura "algo" anterior.

La noticia decía ...El equipo de Valencia formado por Simón Gómez y Carlos Alonso se proclamó ayer campeón del III Concurso Nacional de Recortes por comunidades autónomas, que reunió a miles de espectadores, etc., etc. Bueno, yo no soy muy entendido en el arte del "recorte" (aunque he visto algún reportaje) y la fiesta taurina en general, pero lo que sí tenía claro es que esta práctica "tan española" no es "tan española" en realidad, sino que ahonda sus raíces en la tradición de los pueblos mediterráneos.

Aquí os dejo la muestra:



Fresco del Palacio de Cnossos (Creta), 2º milenio a. C.

Los juegos con toros ya se realizaban en el 2º milenio a. C. en Creta, allí los atletas se apoyaban en los cuernos del animal, mientras otra persona los recogían para que no cayeran al suelo. Este tipo de juegos se realizaban en honor a los dioses, como por ejemplo, a Poseidón en Éfeso (Asia Menor).

Este tipo de juegos fueron realizados por fenicios, griegos, romanos, etc., y fueron representados en frescos, monedas, y cualquier otro material debido a su popularidad.

Para leer un estudio sobre los distintos juegos con toros (corridas de toros, cacerías, etc.) y las fuentes históricas en las que están recogidos os recomiendo el magnífico artículo que nos regala José Mª Blázquez Martínez en la red, y que podéis leer aquí.



Ahora digo yo, gritarían en Cnossos ooooleé!!!



Un saludo.


3 comentarios:

claro de luna dijo...

madre como sigue de vivo el mundo clasico, y eso que dicen que cuando nos referismos a algo con la palabra clasico siempre lo asociamos con algo antiguo, pero este blog demuestra que eso no es así.

Ricardo dijo...

Por más que el fresco de Cnossos representé así la "Taurocatapsia", afirmo que es imposible que un hombre cite a un toro y que antes de que éste le envista, a toda velocidad, lo agarre con precisión por los cuernos aprovechando el impulso de la cabezada del toro para hacer una pirueta en el aire.

O bien el toro cretense estaba inmovilizado o encajonado y previamente el saltador ya estaba agarrado a los cuernos antes de que se soltara al animal, o bien haría algún tipo de salto como el de los actuales saltadores. En algún lugar leí, pero no me acuerdo en cuál, que el objetivo del acróbata sería tocar al toro en el lomo, espalda o cuartos traseros para "impregnarse" de su virilidad (sería una especie de rito prematrimonial)

Oooooleé por ti, Antonio. Estupendo post. Un abrazo.

Antonio Parra dijo...

-Ricardo, créeme, a mí también me resulta algo complicado creer aquello de agarrar al toro por los cuernos. Sinceramente no sé si lo harían así, pero se han visto tantas cosas que yo mismo no he podido creer hasta no verlas... no sé.
Muchas gracias, como siempre, por completar la información de este post con tus interesantísimos comentarios. Un abrazo.

-Claro de luna, me alegra mucho que hayas visitado este sitio, que te guste y me hagas este agradable comentario. Espero que te pases por aquí de vez en cuando. Vuestras opiniones son fundamentales y me encanta leerlas para seguir mejorando este modesto sitio.
Un cordial saludo.